Hay una diferencia abismal entre un hijo amado y uno consentido, no es lo mismo, y no van de la mano. Nuestros hijos deben ser amados, mas no consentidos y te quiero explicar porqué.


Para ser precisa debo decirte que si tú, verdaderamente amas a tus hijos, consentirlos, de ninguna manera significa expresarles amor.

Consentido no es ese niño lindo que te hace ojitos o pucheros cada vez que le haces un mimo.

Consentido es un niño enseñado a que puede hacer siempre su voluntad.
Que sabe que no hay una corrección, o disciplina por sus malas acciones.

Déjame preguntarte algo

EL BEBÉ

  • Entre 6 meses y 2 años te ha levantado la mano al ver que tú tratas de corregirlo, o peor aún te ha pegado por hacerlo, ¿las personas a tu alrededor y/o tú misma le has aplaudido la hazaña?

EL PEQUE

  • Tiene de 2 a 8 años, se tira en el piso del supermercado, o tira todo al suelo, gritando terriblemente porque no le compras lo que él te pide, ¿terminas comprándole lo que él quiere para calmarlo?

EL PREADOLESCENTE

  • Tu niño entre 9 y 13 años pide a gritos todo lo que sus amigos tienen, el celular de alta gama, el juguete costoso, los tenis de marca, la hamburguesa todos los días al almuerzo, que lo dejes ver todo el día TV, y si no hay lo que él quiere, ¿te asustas? ¿temes ser una mala madre por no complacer a tu hijo y que tal vez crezca traumatizado por estas limitaciones?

EL ADOLESCENTE

  • Tu bebé entre 14 y 18 años sale de la casa sin pedir permisos, vive encerrado en su cuarto jugando todo el día videojuegos o viendo películas hasta las 3 am, te mira feo, te contesta mal, no te obedece, se burla de ti. ¿Tú lo permites porque está en plena adolescencia y hay que entenderlo, y dejarlo, pues esa etapa ya se le pasará?

El extremo

  • Tu hijo entre 18 y 20 años te menosprecia.

Nunca te tiene en cuenta, si le pides algo no te contesta. Si le exiges algo, su única respuesta es una amenaza de que se va de la casa porque no tiene libertad. Así que ¿Tú lloras orgullosa porque tu hijo ya es todo un adulto hecho y derecho y se quiere independizar?

Bueno, no soy psicóloga titulada.
Sin embargo tengo una profesión, al igual que tú ¿recuerdas?
Digamos que tengo cierta experiencia.
Y me atrevo a decirte que si respondiste sí, a por lo menos una de las preguntas arriba, estás a tiempo de corregir.

Darle un apretoncito a ciertos aspectos y no permitir que esto avance más.

Mamá poniendo la mano en señal de alto. 
Amados mas no consentidos.

Si respondiste sí a más de una, por favor ¡¡¡PARA AQUÍ!!!

Por el bien de tu hijo, el tuyo, el de tu familia y el de tooooda la humanidad.

Aprietate el cinturón y retoma la autoridad que se te está escapando como agua entre las manos.

Has estado equivocadamente
consintiendo y no amando a tus hijos.

No te estoy juzgando, no tengo el derecho, pero te puedo decir que puedes estar al límite y si demoras un poco más esto se salió definitivamente de control.

Se que amas a tus hijos con todo tu ser, y por encima de todo. Se que quieres lo mejor para ellos, y creeme que a veces lo mejor para ellos no es darle todo lo que piden.

El hijo necio causa vergüenza a su padre y dolor y tristeza a su madre.


Prov 17:25

En mi caso

Mis tres hijas, están en etapas y edades bastante diferentes, veinte, dieciséis, y nueve años. Tienen personalidades muy definidas, caracteres y temperamentos muy diferentes el uno del otro. No nos ha tocado muy fácil, ni a ellas ni a mí.

Hacer el papel de mamá soltera donde debes ser la dulce mamá que entiende, aconseja y da permisos de vez en cuando y pasar de un momento a otro a ser la “mala madre” que disciplina, corrige y prohíbe, es a veces agotador.

Pero amo tanto a mis hijas.

Y tengo tan claro el futuro con el que ellas sueñan, que mi cansancio en este momento no importa.

Mi papel como mamá jamás se acabará y espero que tú también lo tengas claro.
Esto es para toda la vida.
Es la única profesión en la que tú no tendrás jubilación.

Así que teniendo claro esto, se que tengo que seguir con mis dos manos ocupadas.

En una el amor y el apoyo con el que pueden siempre contar de mi parte y en la otra también el amor junto a la vara de la corrección, que créanme no me arrepentiré de usar cuando sea necesario aún con mi “bebé” de 20 añitos. Y ojo, disciplina NO es azotes. (No confundas por favor).


La vara y la corrección dan sabiduría: Mas el muchacho consentido avergonzará a su madre.
Prov. 20:15

Estamos en una época donde todo es más complicado.

Por lo tanto a los hijos se les permite demandar a sus padres porque si y porque no.

Corregir es «maltrato».  
Ahora ellos mandan y los padres estamos sentenciados a someternos a los derechos que la ley les ha dado.

Sin embargo por favor no nos vayamos a los extremos, claro que existen padres maltratadores, que confunden disciplina con latigar y despedazar en alma, cuerpo y mente a sus hijos.

Pero eso es otro tema. Aquí te estoy hablando de la disciplina que por amor a ellos les debemos dar en su justa medida. Y que debemos tener hijos amados, mas no consentidos.

No podemos permitir más que el tal libre desarrollo de la personalidad, se nos salga de las manos a ambas partes.

Debemos dejar ese miedo absurdo de decirles algo. Ese miedo a corregirlos.

¿No recuerdas que todo es por su propio bien?



El que escatima la vara odia a su hijo, más el que lo ama lo disciplina con diligencia.


Prov. 13:24

No fui una hija modelo y no soy la madre perfecta. Llegan días en los que quisiera devolver el tiempo y hacer las cosas de otra manera.

Me he equivocado muchas veces .
Y ahora que soy madre me doy cuenta el daño que hace demasiada permisividad y la tristeza que causa la necedad.

Sin embargo todo eso me hizo aprender cuál es mi posición y papel en mi hogar, y el de ellas como hijas.

Nadie tiene la manera perfecta de criar hijos. Todos cometemos errores, pero la tarea es aprender de esos errores y no repetirlos.

Amalos, no los consientas

Sea la edad que sea, demuéstrales por favor cuanto los amas, háblales, no los dejes solos en ninguna etapa. Porque ellos siempre te necesitan ahí, así no te lo digan.

Además ponte en su papel, y recuerda que hubieras querido que tus padres te hubieran dado a ti, (no hablo de lo material).

Por ejemplo ¿cuántos abrazos, besos, estamos orgullosos de ti?
¿Cuántos te faltaron a ti y cuántos les has dado a ellos? Y recuerda que el NO también es una respuesta.

Te aseguro que entre más hijos amados, mas no consentidos criemos, como resultado habrán más hombre y mujeres de bien en el futuro.

En conclusión

Instruye al niño en su camino,
Y aún cuando fuere viejo no se apartará de él.


Proverbios 22:6



Hasta la próxima…


Categorías: Hijos

10 commentarios

MONICA HERRERA · 23 marzo, 2019 a las 10:18 pm

Hola Moni esta super tu pagina te felicito. Y si la mayoría de mujeres somos unas guerreras que nos levantamos día a día como motores de nuestros hogares, ademas que nadie reconoce que es la profesión mas importante y no remunerada que hay. El único que nos recompensa es Dios , y el comportamiento de nuestros hijos cuando son formados en el amor de Dios y con amor crecen y nos llenan de satisfacción siendo hombres de bien que aportan a una sociedad .

    MóniB · 16 abril, 2019 a las 9:47 pm

    Hola Moni, así es. Cuando estamos de la mano de Dios es indiscutible que todo cambia. Muchas gracias por tu comentario.
    Espero tenerte por aquí siempre. 💕

Shows Tips · 9 mayo, 2019 a las 12:20 am

tenes mucha razon de que los niños debemos quererlo, me pasado que mis sobrinos lo consiente tanto que a veces vos si le decis no llora y la madre en vez de retarlo a el, te reta a vos o lo peor lo compra todo lo que quiere sin limites. Me encanto y se lo voy a pasar a mi prima asi lo ve y que se informe bien porque en vez de crias a una persona cria a un malcriado.

    MóniB · 9 mayo, 2019 a las 3:02 pm

    Hola!
    Muchas gracias por tomarte el tiempo de leer, y de compartir, se que no es una ley escrita en piedra, pero q mejor q los consejos de alguien q ya ha tenido q vivir la experiencia. Espero le guste a tu prima. Un abracito!!

Andrea Wu Wei · 9 mayo, 2019 a las 2:11 pm

Como mamá de dos adolescentes te puedo decir que me ha encantando y estoy muy de acuerdo en como planteas el tema, viví ambos extremos con mis dos hijas, y pude vivir obviamente dos experiencias totalmente diferentes, con lo que hoy día te puedo decir de que, si, hay mucha diferencia, mi hija menor fue mucho más consentida y fue mas costoso asumir una sana independencia y responsabilidad. Compartiré la publicación con mis amigas mamás, gracias por compartir!!!

    MóniB · 9 mayo, 2019 a las 2:52 pm

    Hola Andrea, Muchas gracias por compartir, y por tu bello comentario. Así es, tal vez en el principio no nos daremos cuenta del error, pero a medida que van creciendo vemos que pudimos hacer las cosas de diferente forma. Todo sea siempre por ellos y para ellos.

Daniela C · 11 mayo, 2019 a las 4:37 pm

excelente todo eso que dices y tienes toda la razón porque he visto la diferencia entre los amados y los consentidos, yo siempre he pensado lo mismo acerca de esto que escribes se vuelven malcriados, aún no soy mamá y no sé como vaya a ser cuando lo sea, pero lo más importante es tratar de enseñar buenos valores y hacer personas de bien a este mundo.

No hagas la guerra haz moda · 13 mayo, 2019 a las 1:17 pm

Hola!
Es una buena pregunta es lo mismo amar que consentido? Podemos separarlo! Si nos compran algo eso es consentir o se le puede considerar regalo, premio, etc… la verdad yo no puedo opinar como madre porque no lo soy pero como hija a veces me han dicho que soy una mimada. Porque dicen que me lo han dado todo. También será porque quieren… no he sido de las niñas que hacia pataletas, de hecho mi madre lo dice. Si lo pedía y me decían que si a la primera. A ver tampoco era tonta y sabia cuando era el momento y hasta donde podía pedir. Le voy a pasar el post a un primo que el si tiene hijos. Y yo voy a releer tu post.
Un saludo!

Karen · 13 mayo, 2019 a las 6:15 pm

Totalmente deacuerdo, no tengo hijos pero mis padres me enseñaron que los hijos deben ganarse cada cosa y que hay que enseñarles a pescar no darles pescando a los hijos porque lo único que procrealos con esto es crear personas que no son capaces mantenerse por sí mismo fuera del ambiente familiar.

rebecamlblog · 15 mayo, 2019 a las 10:50 pm

Sin duda hay una gran diferencia entre amar y concentir, cuando se ama también se corrige, la peor parte de consentir es que luego te pasará la factura y será muy doloroso admitir que tienes parte de culpa por ciertos comportamientos.

No te vayas sin dejarme un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: