Criar adolescentes y no morir en el intento

Publicado por MóniB en

Escapadas de la casa, rabietas incontrolables, crecimiento acelerado. Enamoramientos y decepciones amorosas… Lloriqueos, risas a carcajadas, portazos, gritos sin justificación. Depresión y euforia. En fin…
No creas que te estoy hablando de una enfermedad psiquiátrica, ni de una película de terror. ¿No te suena conocido?
Exacto, se llama adolescencia. Y de eso quiero que hablemos el día de hoy.
«Criar adolescentes y no morir en el intento»

Ser mamá de niñas es un privilegio hermoso 🌺

No quiero decir que para aquellas mamás que tienen hijos varones no sea igual. Pero solamente las que tenemos niñas sabemos lo que es aguantar el genio a una mujer en esta época. (Y en mi caso a tres). Sin contar cuando se alborota el mio.

Mis hijas por ejemplo son tan únicas, cada una de sus etapas de crecimiento las han vivido muy diferente. Y esta etapa en especial, es la que más marca la diferencia.

Por eso quiero contarte, cómo hemos vivido en nuestro hogar esta hermosa época, las duras y las maduras, pero también lo bello y emocionante de crecer al lado de estas señoritas.

Obviamente y como siempre, no faltarán algunos tips que me sirvieron en los momentos en los que ya no sabía para donde salir corriendo.

En lo que llevo de experiencia


María, mi segunda hija, ya tiene dieciséis años, está en esa etapa hermosa, donde las hormonas, están en pleno festival.
Mejor dicho, ni ella se entiende, ni cree que la entendemos.

Con ella esta etapa ha sido un poco más tranquila que con Vale, mi hija mayor, con la que me tocó ser un poco más estricta y dura, pero al mismo tiempo paciente, muy paciente. Pues es de entender que las dos estábamos creciendo al mismo tiempo. Para que comprendas un poquito mejor te invito a que pases por esta entrada, dale clic al botoncito de abajo.

Pero nos tocó duro, te cuento que nos sacaba corriendo, se le alborotó el mal genio, se irritaba por todo. Si todos la querían.. lloraba. Si nadie la quería …. lloraba, en fin. Realmente fue durísimo con ella. Pobre de mí y sus hermanas y sus abuelos, y sus amigos y del planeta entero, y de ella misma, jaja bueno está bien, exagero. (Te amo mi bebé)
Pero así como llegó, a esa velocidad y con esa intensidad, así mismo se fue.

Ya pasó gracias a Dios

La adolescencia no es una época difícil

No es para que nosotros los padres, estemos llenos de temores porque nos toca aguantar todas sus pataletas. No lo veo así, respeto a quien lo haga pero yo no.
¿Y sabes porqué? Porque a mi me lo aguantaron todo y que equivocación. No saben lo que me encantaría devolver el tiempo, buscar a mi yo del pasado y darle las buenas nalgadas que me hicieron falta por «caprichosa».

Y por favor no lo llames equivocadamente ni maltrato, ni masoquismo. A esto se le llama disciplina. De esto ya te hablé alguna vez. Si no ha sido así te invito a que leas esta entrada, dale clic al botoncito de abajo 😉.

Mi pensar realmente y espero no estar equivocada, es que son épocas que no se deben dejar pasar así nomás. Épocas de cuidado y no descuido, tiempos de acompañamiento y no de soledad y abandono. Momentos de estar ahí, y no ser mamá presente pero ausente al mismo tiempo.

Vivimos una época muy cruel con la juventud. La moda es que a los jóvenes se les debe hablar, y hablar y hablar y hablar, y nos quedamos en hablar, pero no pasa nada. Los niños crecen más traumatizados, más débiles con esto del bullying, las citas a los psicólogos (terapia) se disparan cada día más, para chicos en estas etapa de crecimiento. Y ni hablar del suicidio en los jóvenes.

¿Qué me sirvió a mi?

Estas son algunas de las cositas que me di cuenta que han sido demasiado importantes en la crianza de mis hijas. Y de no ser por eso, y la presencia de Dios en nuestras vidas, mi hogar sería una casa de locos.

Amor y paciencia

Puede sonar a disco rayado, a frase de cajón, a lo mismo de siempre.
Pero de qué es importante, es muy importante. No hay nada mejor que el abrazo de una amorosa madre, en esos momentos de gran confusión de nuestros hijos.

No los abandones

Estar todo el tiempo en casa no es precisamente sinónimo de compañía, la presencia física no sirve de nada sino estás metida de lleno en los asuntos de tus hijos.

  • Demuéstrales que estás ahí para ellos siempre.
  • Pregúntales cómo les fue en su día.
  • Come con ellos en la mesa del comedor.
    Mira esto 👉🏻 La importancia de comer en familia.
  • Conoce a sus amigos.
  • Acompañalos a sus eventos, por ejemplo ¿porque no ir a un concierto con ellos? 👇

Qué no falte la disciplina

La corrección es muy importante, deben entender que el NO es también una respuesta.
Amor no es permisividad. Sino al contrario amor es disciplina.
Pon reglas en casa.

  • La hora de llegada.
  • Los permisos.
  • La forma de dirigirse hacia los demás.
  • Las notas del colegio.


Todo eso no indica falta de libertad, no te equivoques. Eso significa que los amas, que te preocupas por ellos, y que estás enseñándoles a ser personas responsables y respetuosos para la sociedad.

Disciplinar a un niño produce sabiduría, pero un hijo sin disciplina avergüenza a su madre

Proverbios 29:15

Habla todo el tiempo con ellos

A veces damos por hecho que vivir con ellos es más que suficiente, pero no existe ningún tipo de comunicación.

pixel2013

Sentarnos a hablar en su habitación contándoles nuestro día.
♥ Invitarlos a un helado mientras caminamos por un parque.

Una llamada sorpresa o un mensaje a su whatsapp.

Es totalmente falso

Que a ellos les avergüence andar con nosotros. Eso es lo único que necesitan. Deja de pensar que la mejor compañía para tus hijos son sus amigos, o «gente de su edad».
La mejor compañía para tu hijo eres tú misma. Claro está que también debemos darles su propio espacio y respetar su intimidad.
Para los amigos también habrá un tiempo.

No sabes la cantidad de testimonios que hemos escuchado de jóvenes que no lloran por el par de tenis más caros o el celular de gama alta que no les compraron para navidad. Ellos lloran por el abandono de sus padres. Por la falta de amor en su hogar.

¿Te das cuenta como no es nada complicado?


No son los diez mil tips para hacer a tu hijo perfecto.
Ni son reglas irrompibles para evitar tragedias en tu vida.

Esto es lo que debería de haber en todo hogar, con padre, sin él, con un hijo o con dos. Con tios, abuelos, primos, perro o gato ¡En todo hogar!

No es difícil cuando amamos a nuestros hijos. Dejemos de llamarlos hijos problemas, ovejas negras o justificarlos con que están en la edad difícil.
Lo que debemos hacer es tan fácil como respirar.

Amalo y vivelo, porque cada edad y cada etapa es irrepetible. Y qué mejor que estar 100 % presente en cada una de ellas. Por favor no dudes en comentar qué opinas, si estás de acuerdo o no, o que otra cosita añadirías.

Te doy las gracias por estar aquí, me emociona mucho cuando lees y compartes porque así puedo llegar a más personas.
Puedes suscribirte al blog y así recibirás cada uno de los posts, sin que te pierdas de nada. 😉
También te invito a la página de Facebook de Mi Profesión es Mamá eres bienvenid@.

Hasta la próxima…

Categorías: Hijos

8 commentarios

Laura Santiago Sánchez · 9 mayo, 2019 a las 1:07 am

Hola
Me parece una reflexión interesante. Estoy de acuerdo contigo en algunos puntos, aunque otros nos los termino de ver claros. Supongo que es porque no hace tanto que estuve en la adolescencia y me muevo con ellos todos los días. No sé creo que deben tener su intimidad y la capacidad de resolver los conflictos por ellos mismos. Muy interesante tu artículo, para ponerse a pensar.
Un saludo!!! ^,^!!

    MóniB · 9 mayo, 2019 a las 3:00 pm

    Hola Laura, que bello comentario, te agradezco tu sinceridad. Claro que tienes razón, esta fue mi experiencia con mis hijas, y pues se de sobra que no es una etapa para nada fácil. Ni para los hijos ni para los padres, todo es cuestión de conocerse, el amor y la unión en la familia ayudará en cada proceso. Un abracito!!

KREATUMISMA MANUALIDADES · 9 mayo, 2019 a las 3:43 pm

Pues todo depende de la forma de criar y sobre todo de la personalidad del adolescente, pero tengo que decir que los chicos de hoy en día dan terror.
Creo que la adolescencia de ahora se basa mucho en la frialdad y eso es algo que asusta bastante.

Maria de Jesus · 9 mayo, 2019 a las 4:45 pm

Que buen articulo, aunque no tengo hijos; la verdad me satisface saber que hayan blogs como el tuyo con mucho contenido sobre como ser madres, sobre hijos y adolescentes que me van a poder ayudar mas adelante.

Saludos,

Life is a Book (@ResiScrap) · 9 mayo, 2019 a las 8:39 pm

Hola guapa, pues me ha parecido una entrada muy interesante y necesaria, me ha gustado mucho leerte y creo que muchos padres sacaran unos buenos consejos para actuar con sus hijos, siempre he pensado lo que dices, que no es verdad que les averguencen los padres, es un falso mito! besos

rebecaml · 13 mayo, 2019 a las 11:13 am

Mis hijos son hombres y recién vamos ingresando al umbral de la adolescencia, creo que con las mujeres esta etapa se hace más complicada y hay que ser más observadores y tener mucho tacto a la hora de intervenir en algunas situaciones, lo bueno que es solo una etapa que luego pasa y depende también del apoyo de la familia que sea lo menos complicada.

ARGrimán · 13 mayo, 2019 a las 10:53 pm

Excelente post. No tengo hijas adolescentes pero me han parecido muy sabios tus consejos, creo que gracias a ellos, muchas madres podrán manejar todo de mejor forma. Excelente post, muy informativo, gracias por compartir tu experiencia.

    MóniB · 14 mayo, 2019 a las 4:31 pm

    ¡Que hermosa! Muchas gracias. Es sólo mi propia experiencia con mis hijas, creo que he adquirido bastante jeje, no es fácil, pero si espero ayudar a muchas mujeres a llevar de mejor manera esta etapa.
    Un abrazo fuerte 😊

Valoro mucho tu opinión, por favor déjame un comentario.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: